Evatest

0800-333-4272

Lunes a Viernes 10 a 17hs

Exámenes de rutina

Tu cuerpo es el vehículo que te acompañará a través de los años, de las vivencias, de las emociones... cuidarlo es tu responsabilidad y mejorará tu calidad de vida.

En esta sección te invitamos a conocer cómo es su fisiología, cómo funciona, cuándo visitar por primera vez al ginecólogo, qué se entiende por menstruación y por síndrome pre menstrual, cuáles son los exámenes de rutina que toda mujer debe hacerse en el transcurso de su vida y qué métodos anticonceptivos existen para qué vos y tu pareja elijan el que crean más conveniente.

  • Aparato reproductor femenino
  • Ciclo femenino
  • Métodos anticonceptivos
  • Exámenes de rutina

    El Papanicolao (PAP) y la Colposcopía son exámenes de rutina que forman parte del control ginecológico habitual de todas las mujeres.

    Papanicolao

    El papanicolao o más comúnmente conocido por su abreviación PAP, consiste en un exámen de células recolectadas del cuello uterino y la vagina. La muestra se obtiene con una pequeña espátula de madera de la superficie del cuello uterino y con un cepillo muy finito del interior del cuello. Esta muestra se coloca en un vidrio o portaobjeto, el cual se envía a un especialista (patólogo) que analiza esas células al microscopio y da un informe al respecto.
    El PAP es una prueba que se realiza en forma sencilla en el consultorio, es rápida y no causa dolor.

    ¿Por qué es importante?
    El PAP puede indicar la presencia de infección, inflamación, células anormales o cáncer de cuello uterino.

    ¿Quiénes deben hacerse el examen?
    Todas las mujeres desde el inicio de las relaciones sexuales.

    ¿Cuándo debe hacerse?
    Lo habitual es 1 vez al año. En ciertos casos se realiza con mayor frecuencia, por indicación médica.

    Colposcopía

    La Colposcopía es un método que consiste en visualizar el cuello del útero con una lupa denominada Colposcopio para ver imágenes del cuello del útero y las paredes vaginales. El especialista luego realiza una biopsia dirigida y la muestra obtenida se envía al laboratorio para realizar el diagnóstico de la lesión.

    ¿Por qué es importante?
    La colposcopía permite ver en detalle el cuello uterino, detectar posibles lesiones y realizar su biopsia. Pueden diagnosticarse lesiones mínimas en el cuello uterino, la vagina o la vulva. Ayuda al diagnóstico precoz del cáncer de cuello uterino. Este exámen se realiza en el consultorio y no causa dolor.

    ¿Quiénes deben hacerse el exámen?
    Todas las mujeres desde el incio de las realciones sexuales.

    ¿Cuándo debe hacerse?
    Lo habitual es 1 vez al año.

    3 medidas fundamentales para el cuidado mamario:

    I – Exámen mamario Clínico

    Es un exámen físico de mamas y de axilas. El médico palpa el pecho en busca de nódulos o ganglios inflamados. Puede detectar cambios en el color de la piel, irregularidades y cambios en los pezones. Este exámen es indoloro, simple y dura solo unos minutos.
    ¿Por qué es importante?
    Con este exámen se pueden detectar cambios cancerígenos y precancerígenos en las mamas.
    ¿Cuándo debe hacerse?
    Antes de los 40 años, 1 vez al año. Luego de los 40 años, cada 6 meses (2 veces al año).

    II – Mamografía

    Es una radiografía de la mama. Puede realizarse por control (examen de rutina) o como diagnóstico (para examinar áreas sospechosas).
    ¿Por qué es importante?
    Es la forma más avanzada, efectiva y exacta para detectar cáncer de mama en su etapa temprana.

    ¿Quiénes deben hacerse el exámen y cuándo?
    Luego de los 40 años, 1 vez al año. Antes de los 40 años, solo por indicación médica.

    III – Autoexamen de mamas

    El autoexamen mamario es un simple procedimiento para examinar las propias mamas con el propósito de detectar nódulos o secreciones.

    ¿Cómo realizarlo?
    Observar las mamas frente a un espejo para detectar cambios de color, modificaciones en el pezón, bultos, etc.
    Luego palpar suavemente con la mano derecha la mama izquierda y con la mano izquierda la mama derecha. Otra forma puede ser en la ducha, con la piel enjabonada, palpándose las axilas para buscar algún bulto. El examen debe ser suave y en forma de espiral para tocar toda la superficie mamaria.
    De esta forma se podrá reconocer si existe alguna dureza o cambio en la estructura habitual conocida por cada mujer. Por último oprimir el pezón para detectar algún derrame o secreción.

    ¿Cuándo realizarlo?
    Debe realizarse una vez al mes luego de la menstruación y si no hay menstruación, el primer día de cada mes.